By SOFÍA NAVARRO

Sofía Navarro



Sofía Navarro es una escritora, columnista, actriz amateur y comunicóloga española.








Biografía.

         Sofía nació en Jerez de la Frontera, España. Es la primogénita de una familia de clase trabajadora. Estudió en La Salle Buen Pastor, en su ciudad natal, hasta comenzar sus estudios universitarios. Antes de finalizar sus estudios obligatorios ya era una atea convencida. En La Salle recibió clases, entre otros, de la artista plástica Nuria Guerra, quien insistió, aunque sin éxito, en que estudiase Bellas Artes, reconociendo talentos para las artes plásticas en ella. Tras estudiar el bachillerato de letras puras, Sofía se licenció en la Facultad de las Ciencias de la Comunicación de Sevilla, en la especialidad de Comunicación Audiovisual. Desde pequeña mostró un gran interés por la Literatura, las Artes Escénicas, el baile y el dibujo, pero de entre todas sus pasiones la lectura y la escritura eran las que ocupaban la mayor parte de su tiempo.

         Fue, durante los últimos años como alumna de La Salle, colaboradora en la revista de los estudiantes 'Tu Voz', donde escribía crítica literaria y cinematográfica. Con apenas dieciséis años comenzó a trabajar el campo de la entrevista, con personajes del arte local con proyección internacional, como el tenor jerezano Ismael Jordi. Durante esos últimos años, varios de sus profesores la animaron a escribir, en especial su profesora de Literatura y Lenguas Clásicas, Elena Prieto, quien se ofreció a revisar sus primeros manuscritos.

         Encontrando una fuerte oposición familiar a comenzar una carrera de Arte Dramático, y asumiendo su facilidad para narrar historias, Sofía decidió estudiar la carrera de Comunicación Audiovisual en Sevilla, explorando las posibilidades de diferentes tipo de medios de comunicación para el propósito final: contar historias y retratar personajes.

         Durante sus años de estudio en Sevilla, Sofía publicó con Editorial Educando los títulos El último pecado capital y El secreto de Caperucita Roja. Desencantada con el trato recibido por dicha editorial, Sofía firmó un acuerdo en el que se anulaban los contratos y se le devolvían los derechos de sus obras. Ahora, sus títulos están a la venta con diferentes portadas, creadas por ella misma. Al tiempo que escribía, Sofía comenzó a especializarse en diseño de cartel, siendo uno de sus pasatiempos el retoque fotográfico y la ilustración. Esta afición le llevó a ganar dos encargos de carteles oficiales en su etapa universitaria.

Al final de sus estudios coincidió con varios personajes del mundo de la comunicación que inspiraban respeto y admiración en ella, como el periodista Iñaki Gabilondo, el publicista Risto Mejide y el economista y comunicador Eduard Punset.

Cuando finalizó sus estudios, con cuatro novelas y dos relatos bajo el brazo, Sofía se trasladó a Londres en enero del año 2012. Explorando nuevas posibilidades de edición, y dados los silencios y las negativas por parte de las editoriales y agencias literarias españolas, la autora se unió a la plataforma Amazon y publicó sus obras en formato electrónico. A su lista de títulos se unieron La máscara del secreto, Dalila. La sangre del pirata y Chispa y humo. Esta última novela, Chispa y humo, cuenta con una portada creada por el ilustrador español Miguel Roselló.

Al mismo tiempo, Sofía se lanzó a la producción de la película española de terror psicológico Desde el Infierno, dirigida por el cineasta Luís Endera, y protagonizada por el actor Fran Martínez. Luís Endera ya ha expresado en varias ocasiones que una de sus esperanzas profesionales es llevar El secreto de Caperucita Roja al cine. También en el 2012, Sofía ayudó a financiar el proyecto Gentejuelas, de Fernando Gamero -quien previamente tuvo gran éxito nacional con Homozaping-. Ya en el 2013, con los proyectos de cine y webserie en post-producción, Sofía comienza a colaborar con el periódico londinense El Ibérico, en el que escribe crónicas de eventos televisivos, cinematográficos y entrevistas.

Procurando acceder a las mejores fuentes que estaban a su alcance, a principios del 2013, Sofía comenzó a informarse sobre los precedentes históricos y literarios de la obra de Shakespeare Romeo y Julieta, para crear, un año después, su novela La señora de Montesco, que cuenta con una portada firmada por el ilustrador español Javier Charro, y que es publicada, en español e inglés, por Editorial Dalya a principios de junio de 2015. 

            En noviembre de 2015, la autora regresa a España. Un mes después, comienza a escribir en su ciudad natal la que será su primera obra de genero erótico, El baile del Escorpión, cuya salida a la venta está prevista para el primer trimestre de 2017, de nuevo con Editorial Dalya. Una novela breve que terminó de escribir en febrero de 2016, cuando comienzó a publicar El Desvío, su primera columna semanal en el diario on-line La voz del sur.
           Entre octubre de 2014 y junio de 2016, surge también Protocolo: Ibiza, su primera comedia romántica, compuesta de dos volúmenes, cuya aparición en el mercado está prevista para finales de la primavera de 2018. 


           Influencias.

         La autora ha afirmado que las influencias en su obra son múltiples, y de origen tan variado como variadas son las artes. De entre los autores de Literatura destaca a William Shakespeare, Gustavo Adolfo Bécquer, Jane Austen, Mary Shelley, J.R.R. Tolkien, Virginia Woolf, los Hermanos Grimm, J.M. Barrie, Raymond Radiguet, Federico García Lorca, José Luís Sampedro, Jaime Bayly y Antonio Altarriba. A pesar de no haber sido de influencia directa en su obra primigenia, varios lectores la han comparado con Julio Cortázar, John Le Carré y J.D. Salinger.

         Hablando en un plano más general, la autora recogió desde muy niña influencias de relatos de carácter mitológico, tanto de la religión católica como de las antiguas creencias grecolatinas.


   
Sofía Navarro, según Miguel Roselló

Géneros. 

          Al inicio de su aprendizaje y desarrollo como escritora, cuando apenas contaba con once años de edad, se inclinó por el género de  fantasía y aventuras. Piratas, criaturas fantásticas y amazonas son personajes recurrentes en sus primeros libros.

         Con el paso a la adolescencia y la temprana madurez, el Romanticismo comenzó a influenciar su obra. Vampiros y grandes catedrales góticas se entremezclaban con unos primeros pasos hacia el thriller y la novela negra, teniendo como escenarios las grandes capitales europeas, así como Hollywood y Nueva York

         Al inicio de su época universitaria se hacen mucho más presentes el Realismo, el Drama y el Romance. Su admiración por Austen y Radiguet deja algunas obras que exploran la sensibilidad en la sociedad occidental, consumista y capitalista. Dichas obras muestran un estilo crítico, con una frescura que no deja de ser clásica, y en ocasiones mordaz. Entre ellas destacan Chispa y Humo y El último Pecado Capital, siendo esta última una historia con trazos de thriller, y su primera obra publicada en España, en el año 2010. Entre los años 2014 y 2016, retoma la novela romántica, esta vez con tono de comedia, para escribir Protocolo: Ibiza.

         El realismo mágico también ha sido explorado por la autora en el thriller psicológico El secreto de Caperucita Roja, publicado en el 2011. En dicha obra, se expone ante el lector un ambiente de fantasía, mezclado con realismo y terror, que juega muy a favor de la autora. 
          Con El baile del escorpión, Sofía enfrenta de lleno el genero erótico, dándole un tono muy cercano al de la novela negra. 


          Rasgos temáticos y de estilo.

         En los primeros años, sus escritos trataban el tema del bien y el mal, enfrentados como las tradiciones mandan, sin tonalidad alguna. Era una temática básica y primigenia, sustentada en un estilo que no profundizaba mucho más, pero que ofrecía ya unos diálogos inusualmente trabajados. Obras más recientes, como el cuento La jarra de cristal, dan una versión moderna de la idea que Sofía tiene de un cuento de hadas, donde la moraleja tiene un mensaje progresista en un encuadre clásico.

         La identidad es uno de los temas más recurrentes de sus obras, la búsqueda de la personalidad, el desarrollo de un punto de vista crítico y la consolidación de unos principios que pueden o no estar en concordancia con el entorno de los personajes. Entre sus protagonistas más jóvenes hay muchos que saben lo que quieren, pero no están seguros de quiénes son.

         La superación personal es otro tema destacable. A menudo la acción se produce porque uno de los personajes quiere romper un status quo.

         La amistad, la paternidad y el amor son temas más sentimentales que la autora ha dibujado desde muy diferentes ángulos, defendiendo la idea de que una parte muy amplia de la personalidad de un personaje está influenciada por el carácter y las decisiones de los padres y amigos de éste. Enfrenta y complementa a menudo estos temas con el respeto mutuo y el amor propio. En el caso del amor, en especial en sus primeros libros, se retrata como un sentimiento de gran fuerza, siempre correspondido, pero muy rara vez destinado a existir.

         El estilo es en cada libro moldeado a partes iguales por un narrador que supone a sus lectores inteligentes, y que no ofrece descripciones más extensas de lo necesario, pero que expone intuiciones. Evita las narraciones lentas, dotándolas de practicidad y encanto. Por el contrario, su estilo es directo aunque elaborado. Suele tener un fuerte mensaje social, siempre acompasado a la historia y en un plano poco protagonista. En un tono que aboga por la igualdad en todas las historias, hay una interpretación kármica del día a día.
  


         Primeros años de escritura.

         Sofía comenzó a contar historias desde muy niña. Sus primeros pasos como autora los dio con apenas diez años, creando cómics de género fantástico que ella misma dibujaba.     

         A medida que su afición a la lectura le ganaba terreno al dibujo, Sofía comenzó a escribir narraciones sin ilustración. Sus primeras obras, sin embargo, aún tenían por géneros la aventura y la fantasía.

         A los once años, se enfrentó a su obra La orden del Dragón -un título que eligió muy anteriormente a la publicación de la famosa obra de J.K. Rowling Harry Potter y la Orden del Fénix, por lo que en nada se vio influida-. Éste fue un proyecto primigenio de trilogía fantástica del que sólo llegó a escribir el primer tomo, y cuya revisión y continuación la autora no ha descartado nunca. La idea surgió a partir de su fascinación por las ilustraciones de un juego de cartas de temática medieval. Ello, sumado a su temprana afición por las mitologías romana y griega, llenó la historia de guerreros, dioses, sirenas, amazonas, príncipes... Terminó la obra a los doce años, cuando la película El señor de los anillos: La comunidad del anillo, de Peter Jackson, basada en la obra homónima del escritor J.R.R. Tolkien, ya se había hecho un hueco en su ideario. Tras ver la obra en el cine, Sofía leyó la trilogía completa de Tolkien, terminando de refinar su libro.

         A partir de ese momento, todo cuando Sofía ha terminado de escribir ha sido registrado y publicado, o bien registrado y guardado a la espera de un momento apropiado para su publicación. 

One Response so far.

  1. Anónimo says:

    Y así tal como lo cuentan, resultará que es verdad que todos tenemos un alma gemela.
    Entonces debo decir "por fín te encontré", aunque el encuentro sea tan esporádico,efímero y novelesco como para poner un "punto y final"